7 alternativas de software libre que deberías probar

¿Nunca te has planteado darle una oportunidad al software libre?

¿Que qué es el software libre? Son unos programas que tienen que cumplir cuatro requisitos:

  • Libertad de ejecutar el programa como se desea, con cualquier propósito.
  • Poder estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que quieras.
  • Posibilidad de redistribuir copias para ayudar a su prójimo.
  • Potestad de distribuir copias de sus versiones modificadas a terceros.

Para los mundanos, el punto que lo convierte en una opción muy interesante es el primero. Sobre todo la última parte, la de “con cualquier propósito”.

Sobre todo combinado con el tercer punto, que viene a decir que es gratis.

Así que si juntamos esas dos características, obtenemos software por el que no tienes que pagar nada y encima y todo, puedes utilizar para ganar dinero.

Ventajas del software libre

Las ventajas de este tipo de programas son muy amplias, pero las que más pueden interesar a alguien que quiere iniciarse en este mundo son estas:

Abaratamiento de costes.

Esto es obvio después de saber que, en la inmensa mayoría de casos, el precio es 0.

Imagínate que vas a montar una empresa y necesitas tres ordenadores. Ahora mismo las licencias de Windows 10 están en torno a los 40€

Multiplica 40€ x 3 = 120€ solo en sistemas operativos.

Más otros 40€ por cada ordenador nuevo que necesites con el paso del tiempo…

Más la de Office, la de Photoshop si quieres retocar algo, etc…

Una comunidad enorme de soporte.

Al ser programas de dominio público, los “clientes” potenciales somos todos.

Esto quiere que, si tienes cualquier problema o duda, seguramente muchas personas habrán pasado por lo mismo que tú y hayan solucionado el problema.

Y esta comunidad suele ser muy altruista por lo que seguro que han compartido la solución.

Es software más seguro.

¿Cómoooorr? ¿Me estás diciendo que un programa, que ha podido hacer cualquier “mindundi”, es más seguro que el de una empresa que se dedica a eso?

Pues sí. Y para que veas que no es cosa mía, mira otra vez los cuatro puntos de más arriba, más concretamente el segundo:

Poder estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que quieras.

¿Eso qué quiere decir? Pues que como el código del programa debe de ser accesible a cualquiera, puede ser revisado y, en caso de encontrar algún error, corregido.

Y créeme cuando te digo que hay auténticos “cracks” en este mundo.

Desventajas del software libre

Como todo en esta vida, también tiene aspectos negativos que pueden influir a la hora de tomar la decisión de probar este mundo.

Aunque no desesperes, te aseguro que todas tiene solución. Hay que tomarlas  como pequeños escalones en vez de barreras infranqueables.

Falta de garantías.

Evidentemente. La garantía se obtiene por algo que has comprado.

Aquí, como no has comprado nada, nadie te va a asegurar nada.

Pero bueno, ¿quién quiere garantía sabiendo que hay una comunidad a nivel mundial detrás apoyando?

La curva de aprendizaje es mayor.

Esto es muy relativo. Sobretodo porque depende del programa.

Evidentemente aprender a utilizar un editor de imágenes tipo Photoshop como puede ser GIMP (del que te hablaré más abajo) va a costarte más que aprender a utilizar PeaZip que es un programa para descomprimir archivos.

Aquí el límite te lo pones tú porque, no quiero repetirme, pero debido a la cantidad de gente que hay detrás de estos proyectos, Internet está lleno de tutoriales y vídeos donde te enseñan a manejar cualquier programa libre.

Configuración.

Este sí que puede ser el escalón más grande de todos y lo que hace que mucha gente rechace el software libre.

Aunque por suerte cada vez es más sencillo, todavía es fácil encontrarse con situaciones donde para conseguir la configuración correcta, hay que ir más allá del doble click y siguiente, siguiente, siguiente.

Cierto es que esto se da más a la hora de instalar un sistema operativo (Linux) sobre todo con los drivers.

Pero ya te digo, es una situación que seguro se soluciona fácilmente buscando en Google.

 Las 7 alternativas del software libre que te recomiendo

Si has llegado hasta aquí y todavía no tienes claro todo lo que te he contado, seguramente te sorprenda lo que te voy a contar: te aseguro al 100% que ya has utilizado software libre.

Y si no,seguro que por lo menos algún programa de los que te voy a recomendar a continuación te va a sonar seguro.

Así que abre tu mente y prueba a darle una oportunidad. Total, ¿qué vas a perder?

Para navegar por Internet: Firefox

Este te tiene que sonar por narices…¡si es el que usa mi padre!

Para muchos este es el mejor navegador que hay. No consume grandes recursos del ordenador (por lo que funciona en lo más antiguos), es más seguro, respeta más la privacidad del usuario, altamente personalizable a través de plugins, etc…

Descárgalo aquí

Para editar fotografías: GIMP

El ‘Photoshop’ del mundo libre.

Puedes hacer todo lo que haces con el software de Adobe, pero no solo por eso es más que una alternativa válida.

Una de sus mejores características es que es altamente personalizable (a través de plugins como Firefox)

¿Qué ventajas tiene eso?

La primera es que te puedes hacer un programa a tu medida, quitando toda la morralla lo que no usas y dejando solo lo que es útil para ti.

Y por eso, la segunda ventaja es lo ‘ligero’ que es. Vamos que no necesitas un ordenador de la NASA para utilizarlo.

Descárgalo aquí

Para editar audio: Audacity

Reconozco que en tema sonido estoy bastante pez. Vamos que no tengo ni idea…

Pero eso sí, las veces que he necesitado grabar algo en el ordenador he optado por Audacity.

Sencillo de manejar y configurar, nunca me ha dado ningún problema y es lo suficientemente potente para nivel usuario.

Descárgalo aquí

Para trabajos de ofimática: LibreOffice

Si tenéis alguna relación con la administración pública seguro que ya habéis tocado esta ‘suite’ de ofimática.

Genial para reemplazar el word, excel, powerpoint y todo el paquete Office en general.

Una de las cosas que más me gusta es que tiene una versión ‘portable’ ¿Qué quiere decir eso? Pues que la podemos instalar en nuestro pen drive y lo podremos ejecutar en cualquier ordenador.

Muy interesante ¿no?

Descárgalo aquí

Para ver cualquier tipo de vídeo: VLC

Otro programa que seguro que a muchos os suena y puede que no supieseis que es software libre.

Pues sí, el “reproductor que todo lo lee” es libre 100% y es el ejemplo perfecto de como este tipo de software puede ser de lo mejor que podemos encontrar.

Por si alguien no sabe de qué programa se trata, se lo recomiendo si alguna vez a intentado ver un video y ha recibido un error por el tipo de formato.

Con este lo puedes ver todo.

Descárgalo aqui

Para descomprimir archivos: PeaZip

Poco que decir sobre este. Para descomprimir casi cualquier archivo.

El sustituto ideal del WinRar. Hace lo mismo y se integra igual con nuestro sistema operativo.

¿Qué más quieres de un compresor y descompresor de archivos?

También con versión ‘portable’.

Descárgalo aqui

Para darle una segunda oportunidad a tu viejo ordenador: Ubuntu (o Lubuntu)

Aunque esta entrada haya ido enfocada a programas, no podía irme sin hablar de las bondades del los sistemas operativos de software libre, en este caso concreto de Ubuntu.

¿Quién no tiene un portátil antiguo o una torre cogiendo polvo en algún rincón de casa?

Evidentemente si está en esa situación es porque ya no sirve ni para tomar por culo para nada, pero si aún así lo conservamos por algo será ¿no? Llámalo nostalgia, síndrome de Asperger, esperanza,…

¿Y si pruebas a darle una segunda oportunidad instalando Linux?

Cada vez que alguien me de dice que su ordenador va muy lento, le pregunto siempre lo mismo: ‘¿Para qué lo utilizas?

Y si me dice que es para navegar, ver su Facebook, su correo electrónico y cosas así, lo primero que le digo es que pruebe Ubuntu.

Y te aseguro que el que me hace caso, la siguiente vez que me ve me lo agradece.

Distribuciones de Linux hay de todos los tipos y colores. El motivo por el que recomiendo Ubuntu es porque es de las más utilizadas ,lo que significa que hay mucha gente que la tiene, (que a su vez significa una comunidad muy grande detrás) y también porque creo que es de las más ‘amigables’ para el usuario novato.

¡Si hasta tiene tienda de aplicaciones como la de tu móvil! Más fácil no los lo pueden poner…

Lubuntu. Para auténticas reliquias del pasado

Como has leído más arriba, distribuciones de Linux hay para cada necesidad.

Pues bien, Ubuntu tiene un ‘hermano pequeño super ligero’ para utilizar en el ordenador que te regalaron al hacer la comunión: Lubuntu (Light Ubuntu o Ubuntu Ligero en Español)

Este sistema operativo es el ideal si buscas uno que utilice recursos mínimos.

Para que te hagas una idea, voy a comparar los requisito mínimos de Windows 7 y Lubuntu:

Windows 7:

  • Procesador de 1 GHz (1000MHz) o superior, 32 o 64 bits
  • 1 GB de RAM para la versión de 32 bits, o al menos 2 GB de RAM para la versión de 64 bits
  • 16 GB de disco duro (32 bits) o 20 GB (64 bits)
  • Tarjeta gráfica con soporte de DirectX 9 con controlador WDDM 1.0 o superior

Óptimo para Lubuntu:

  • Procesador de 512 MHz o superior, 32 o 64 bits
  • 512 MB de RAM
  • 6 GB de disco duro
  • cualquier tarjeta gráfica

Si te fijas, he optado al final por comparar los mínimos de W7 con los recomendados para Lubuntu. ¿Por qué? Porque como pone en su web, puede funcionar aún con componentes menos potentes pero la experiencia de usuario no se considera buena.

Para que nos hagamos una idea de lo bajos son esos requisitos, un móvil de entrada como puede ser el BQ Aquaris A4.5 tiene el doble de RAM, dos procesadores al doble de velocidad y tres veces más capacidad de almacenamiento.

Ubuntu lo puedes descargar de aquí y Lubuntu de aquí

Conclusión

¡Eso ha sido todo por hoy!

Como ves, hay un mundo de posibilidades hay fuera. Yo solo te he mostrado la punta del iceberg.

Si te ha picado el gusanillo del software libre, existe una web que es como la ‘App Store’ o ‘Google Play’ de este mundo. Se llama Sourceforge y ahí puedes encontrar muchos más programas de este tipo.

Por último, cualquier cosa que me quieras decir lo puedes hacer a través de los comentarios tanto en el blog como en la página de Facebook (No te olvides darle a “Me Gusta”)

Y sobre todo, si te ha gustado el artículo y/o crees que es interesante, te agradeceré infinitamente que lo compartas en tus redes sociales.

¡Espero verte en el próximo post!

Suscríbete al newsletter de Tecnología Mundana