Disco duro SSD, una opción más que interesante

Entiendo que a lo mejor hay gente que al leer SSD ha pensado ¿SSQué?

Podéis estar tranquilos. Simplemente es un tipo de disco duro con unas características que hacen que su compra sea altamente recomendable. Te aseguro que no te vas a arrepentir.

No me gusta ponerme técnico porque no es el espíritu del blog. Si queréis saber cómo funcionan no tenéis más que buscar en Google pero, por si sois muy perezosos, os dejo dos links aquí mismo: Wikipedia y ¿Cómo funcionan?

¿Por qué debería plantearme comprar un SSD?

Este tipo de almacenamiento tiene una gran ventaja: la velocidad a la hora de arrancar el ordenador.

Se puede ver la diferencia en este video:

¿Espectacular verdad? Se acabó encender el ordenador y mientras ir a prepararte un café o ver una temporada de tu serie favorita.

Pero ojo, como he dicho antes, esa es solo una de muchas:

  • Fragmentación: estos discos no se fragmentan que, para que me entendáis, significa que no se vuelven lentos con el tiempo. Yo hace años que compré el mio y Windows sigue arrancando igual de rápido.
  • Menos ruidosos. Si no fuese por las luces de mi torre, prácticamente no sabría si está encendido o no.
  • Menos sensible a los golpes. Debido a que llevan menos partes mecánicas es más difícil que se estropeen. Es decir, que como hay menos que romper es más difícil que se rompa. Así de simple.

 La parte negativa

Evidentemente, no va a ser todo bueno.

Lo que más puede frenar a una persona a la hora de decidirse por un disco duro SSD va a ser su precio.

Y es que, donde un disco duro “normal” de 1024Gb cuesta 52€ un SSD de 240Gb cuesta 62,90€.

Esto, que en principio podría ser una pega bastante gorda para alguien, debe de verse desde otro punto de vista: estos discos duros no están pensado para almacenar sino para ejecutar.

En un SSD debemos de instalar el sistema operativo y los cuatro programas que vamos a  utilizar diariamente porque el programa que esté instalado en él reduce su tiempo de carga de manera considerable.

Siempre deberemos intentar combinar los dos tipos de discos: uno para en uno ejecutar (SSD) y en el otro (HDD) almacenar las fotos, videos, descargas, etc…

Recomendaciones

Por si al final os decidís a comprar uno, os dejo aquí una lista de los que yo he visto más interesantes:

(Por cierto, estoy afiliado a Amazon así que, si compráis alguno de estos, yo me llevo un porcentaje sin sobrecoste para vosotros)

  • Kingston SV300S37A/120G (120 GB) 47€ – El modelo de entrada. Es la capacidad que yo ahora mismo tengo en mi ordenador. No va sobrado pero teniendo cuidado tampoco debería quedarse corto.
  • SanDisk SDSSDA-240G-G26 (240 GB) 74,99€ – El que yo me compraría si pudiera. Por capacidad y precio es el más equilibrado.
  • Samsung 850 EVO (250 GB) 93,95€ – Este lo pongo por recomendación de un buen amigo. Trabaja en una tienda donde los instalan y me aconsejó que, si mi bolsillo me lo permitía, no lo dudase.
  • Crucial MX300 (525 GB) 107,90€ – Si te sobra el dinero y/o quieres instalar todos los programas en el SSD con este no te va a faltar espacio. Además es el más vendido en Amazon, por algo será…

Otra recomendación que os hago es que barajéis la posibilidad de instalar un SSD en vuestro portátil. Es una opción excelente para darle una segunda juventud  si estáis pensando en jubilarlo. Y en caso de que sea nuevo, la mejora va a ser espectacular.

Si os decidís a dar el paso, otra cosa que os recomiendo es que reemplacéis el lector de DVD por el SSD ¿Cuánto hace que no usas un disco?). De esta manera conservaremos el antiguo disco duro para almacenar y en el nuevo instalaremos el sistema operativo, consiguiendo así un dúo ganador seguro.

¡OJO A LA GARANTÍA! Evidentemente todo lo que sea modificar el portátil va a suponer perder la garantía así que pensadlo bien antes de tomar la decisión.