Google presenta Allo ¿Tiembla WhatsApp?

Ya os digo yo que no. No hay nadie en las oficinas de WhatsApp con un cartel colgado al cuerpo con la frase “El fin se acerca. Arrepentíos” ni viven en un yermo post-apocalíptico tipo Mad Max.

No es la primera bola curva que le lanzan. LineHangouts ChatOn ya intentaron hacerle sombra al gigante de la comunicación instantánea (con mayor o menor acierto) pero la cuota de uso apenas ni se inmutó. Incluso él mismo se ha puesto la zancadilla con el tema de la privacidad, sobre todo cuando lo adquirió Facebook y empezaron a advertirnos que la empresa de Zuckerberg iba a empezar a vender nuestros datos sin permiso.

¿Y a qué se debe eso? Pues simple y llanamente a que fue la primera, es la que todos instalamos cuando salió, la que mandó al sms a la lista de cosas que ya no usamos, a la espera de que algún hipsters la reviva.

¿En que se diferencia Allo de WhatsApp?

En lo importante en nada. Con las dos le vas a poder decir a tu madre que vas a llegar tarde o mandarles a tus amigos la típica foto graciosa/guarra/moña que te han mandado a ti.

La principal novedad que nos encontramos en Google Allo es la presencia de un asistente con el que podremos chatear de forma individual y hará las veces de cuñado en los grupos. Es decir, que si estas planeando con tu amigos (si es que los tienes) hacer una barbacoa o ir a la playa, cualquiera en la conversación podrá preguntar a Google el tiempo que hará y la respuesta será vista por todos los participantes.

He de reconocer que, como novedad, me gusta. Está claro que no es un motivo para que todos cancelemos nuestras cuentas de WhatsApp y abracemos Allo pero, no deja de ser algo novedoso, cosa que siempre se agradece, y para bien o para mal seguro que da mucho juego.

La otra novedad remarcable es el modo incógnito, que no es otra cosa que conversaciones en principio más seguras y que se auto destruirán al cabo de un tiempo.

Conclusión

WhatsApp no debe confiarse. Está sentado en el trono que muchos quieren y que Google vaya por su segundo intento debería servirle de advertencia.

Es cierto que hoy en día no tienen de que preocuparse pero, torres más altas han caído.