5 claves para comprar un portátil que entenderás

Como has sido bueno este año, pero no te fías de los Reyes Magos, te vas comprar un portátil por tu cuenta.

Tú tienes muy claro para qué va a ser pero, ¿cómo puedes saber cuál es el ideal para ti? ¿Cómo puedes encontrar el portátil perfecto?

O a lo mejor no es para ti, es para regalar a otra persona.

Eso da igual, lo primero que debes de saber es…

El uso que va a tener el portátil

Esto es el alfa y la omega.

Es lo primero que debes de tener claro no, clarísimo.

Es tu ‘airbag’, lo que va a evitar que te des fuerte cuando quieres comprar un portátil.

Resumiendo: te aseguro con rotundidad que es lo único que importa, porque es lo que va a marcar el resto.

Y hay que ser realistas. Si quieres comprar un portátil para hacer trabajos potentes (jugar, edición de vídeos o fotos, etc, …) te va a tocar rascarte el bolsillo.

Por suerte, al revés también funciona y si tienes claro que solo lo vas a usar para navegar por Internet, escuchar música y tareas livianas, no hace falta que vayas a por portátiles de altos precios.

El tipo de portátil que comprar

“¿Cómo qué el tipo? ¿Es qué hay varios tipos?”

Puede que te estés haciendo alguna de esas preguntas ahora mismo, porque pienses que un portátil es un portátil. No pueden ser muy diferentes unos de otros , ¿no?

Sí y no es la mejor respuesta que se me ocurre darte.

Para que me entiendas, es como los coches.

Todos tienen ruedas, un volante y un motor pero, ¿a qué no es lo mismo un todoterreno que un mini?

¿Cuál es la diferencia? Exacto, el uso. (Recuerda que es lo más importante)

Existen 4 tipos de portátiles y desde ya te digo que no hay uno mejor que otro.

Sí que existe el que mejor se adapta a lo que estamos buscando, nuestro ‘tipo ideal’

El portátil “normal”

Este es el que hemos visto toda la vida.

Normalmente suelen ser los más equilibrados y, dependiendo de la configuración, los que nos van a servir para todo.

No les suele faltar de nada (lector de cds, teclado numérico, varios puertos USBs, etc)

Lo habitual es que su pantalla sea de 15 pulgadas aunque pueden llegar hasta las 17 (sobre todo si es para jugar) o bajar a las 13 pulgadas y rozar la categoría ‘ultrabook’.

Aquí mi consejo es claro: si tu intención es llevar tu portátil encima a todos lados, huye de las 17″.

La razón es obvia ya que hace que la movilidad sea bastante más difícil y pesada.

Mi recomendación es que, salvo que necesites una pantalla más grande, te tires a por uno de 13 o 14 pulgadas.

Es el tamaño del mio y no podría estar más contento. Es la medida exacta para que el transporte sea cómodo pero con una pantalla lo suficiente grande para poder trabajar durante horas.

El ultrabook. Portátil no, lo siguiente

Ideado al principio como respuesta de Intel al MacBook Air de Apple, hoy en día ya se conoce con este término a cualquier ordenador que tenga un peso y unas dimensiones por debajo de la media.

Son los modelos en los que te tienes que fijar si lo que buscas es la movilidad extrema.

Aunque esa delgadez exagerada y tamaño reducido tiene unas consecuencias que, combinado con lo caros que son, hacen que no sea una opción interesante.

Al menos para mi.

Ten en cuenta que, al ser aparatos con unas dimensiones tan reducidas, la batería que llevan es también muy pequeña. De modo que, para conseguir una autonomía decente, deben montar componentes de ‘bajo consumo’.

En informática, el término ‘bajo consumo’ suele significar ‘poco potente’, y el problema es que, después de los portátiles para jugar, suelen son lo más caros.

Por tanto, se podría decir que estás pagando más por “menos” pero eso sí, en este caso, “menos” significa tamaño y peso.

Resumiendo, si lo que quieres es un ordenador para tareas de ofimática y navegar por Internet, pero sobre todo que sea muy muy fácil de llevar de un lado a otro, puede ser el tipo que estás buscando.

Siempre y cuando estés dispuesto a rascarte el bolsillo.

El ‘dos en uno’ que al final, no es ni una cosa ni otra

Una cosa a camino entre un portátil y una ‘tablet’ que al final, como todos los híbridos, no es ni una cosa ni otra y falla tanto como ordenador como ‘tablet’.

Hace bueno el refrán de “aprendiz de todo, maestro de nada”.

Casi que ni la meto en el listado porque, sinceramente, es un tipo de producto que creo que nunca recomendaré si quieres comprar un portátil.

Si quieres una tablet, cómprate una tablet y si quieres un portátil cómprate un portátil.

Y por supuesto desecha la idea si ya tienes una tablet. Te merece más la pena comprar un teclado bluetooth si es que quieres darle un uso de mucha escritura.

Chromebook, interesantes pero muy verdes todavía.

Este está en la lista más por curiosidad que por opción real.

Se trata de portátiles que llevan un sistema operativo basado en la Nube de Google lo cual hace que casi no necesitemos instalar programas pero sí que dependamos de acceso a Internet para poder funcionar al 100% con ellos.

Eso sí, con unos precios bastantes económicos y sabiendo que detrás está la compañía destinada a gobernar el mundo, puede ser una opción de aquí a unos años bastante interesante.

Si te ha picado el gusanillo, te dejo el link oficial de Google y si tienes curiosidad por saber qué puedes hacer con este tipo de ordenadores, pincha en este link.

Los componentes a la hora de comprar un portátil

Aquí es donde seguramente te pierdes.

Entras en la sección de portátiles de tu tienda favorita y empiezas a leer un montón de palabras y números, que parecen escritas por la misma persona que pone los nombres a los productos de Ikea.

Un portátil y un ordenador de sobremesa no se diferencian casi nada si hablamos a nivel de componentes.

Por eso te recomiendo que le eches un vistazo a este otro post donde explico como va el tema de procesadores, discos duros, memoria RAM, etc.

De todas maneras, a modo de esquema, te dejo los siguientes consejos:

  • Ten siempre claro para qué lo vas a usar (Ya te lo he dicho antes, imprescindible)
  • Si lo vas a usar para navegar por la Red, escuchar música y tareas livianas de ese tipo, un procesador de dos núcleos y 4Gb de RAM es más que suficiente.
  • Si no vas a necesitar un guardar archivos muy grandes, plantéate la opción de que lleve un disco duro SSD (te explico las ventajas aquí)
  • Abre tu mente a los cambios. Cada vez menos portátiles incluyen lector de cds pero piensa: ¿cuánto hace que no usas un cd o dvd? Si ni te acuerdas, ¿para qué lo necesitas?

La marca ¿realmente es importante?

Este tema es tocar hueso a la hora de comprar un portátil.

Seguro que algún amigo o familiar te habrá dicho alguna vez una frase del tipo ‘de esa marca no te lo compres que salen muy malos

Mi opinión aquí es la siguiente:

No existen marcas que usen componentes más malos que los de la competencia, por el simple motivo de que ninguna los fabrica.

Los procesadores, placas base y demás componentes se los compran a terceros y ellos solo los montan.

Y no hay tanta competencia en el mercado de componentes como para que la diferencia entre unos y otros sea notable. De hecho, en procesadores hay solo 2.

Y a parte de eso, lo baso en mi experiencia propia.

Yo tuve un ordenador de la marca Acer y, todo el mundo que me lo veía decía que cómo me había compra uno de esa marca, que salían muy malos.

Lo que ocurrió fue que lo acabé jubilando no por malo, sino porque se me quedo anticuado.

¿Qué hace entonces que dos portátiles que son iguales tengan distinto precio?

Pueden ser muchas cosas, algunas de ellas relevantes y otras no tanto como, por ejemplo, el material con el que este hecho el ‘cuerpo’ (que sea plástico o aluminio), la calidad de los acabados o simplemente que lo patrocine el famoso de moda y eso hay que pagarlo.

Un valor añadido que puede llegar a ser muy importante a la hora de comprar un portátil es el sistema operativo.

El ejemplo perfecto de a qué me refiero es Apple y sus ordenadores con un sobre precio brutal.

¿En qué se basan? En que no estás comprando solo un portátil, sino el conjunto hardware-software.

Detalles de marcan la diferencia al comprar un portátil

Esto ya es ir a por nota.

Es afinar mucho pero son detalles en los que no caemos hasta que nos ponemos por primera vez delante del ordenador.

La conectividad

En este tema el mercado está bastante estandarizado pero, aún así, hay que fijarse en ciertos aspectos como el tipo de conexión que necesita para conectarlo a la tele, los tipos de puerto USB (2.0, 3.0 o tipo-c)

¿Eres de los que, cuando te vas a conectar al WiFi de tu casa, te aparece tu red dos veces? Eso es porque tienes un router que funciona con la nueva banda 5ghz.

Si es así, te recomiendo encarecidamente que el portátil que busques sea compatible con esa banda. El aumento en la estabilidad y velocidad del WiFi es muy importante.

Autonomía de la batería

¿De qué te sirve tener un ordenador que puedes llevar de aquí para allá si luego vas a depender de un enchufe al poco rato de empezar a usarlo?

Y no puedes tener libertad si vas a depender de un enchufe a las pocas horas de empezar a trabajar con tu nuevo portátil.

Fíjate en cuántas horas de autonomía te ofrece y eso sí, réstale unas cuantas.

Eso te dará una idea de cuánto tiempo vas a poder usar tu nuevo portátil alejada de la corriente eléctrica que, al final, es lo que muchos buscamos.

El servicio técnico

Tan importante cuando queremos comprar un portátil como difícil de medir.

Da igual cuánto cuides el portátil y que incluso lo arropes y le des un beso de buenas noches antes de irte a dormir.

Si te toca la china y se rompe, te va a tocar llevarlo al servicio técnico de la compañía.

Y el problema de esto es que es casi imposible cuantificar que marca es la que ofrece un mejor servicio.

Y si se te ocurre buscar en Internet cómo es es SAT (Servicio de Atención al Cliente) de una compañía, te van a dar ganas echarte a llorar.

Pero ten en cuenta que el 90% de las personas usan Internet para quejarse y que es muy complicado que alguien escriba algo positivo en este aspecto, por lo que tampoco te desanimes.

Conclusión

Eso es todo por ahora.

Comprar un portátil puede parecer algo complicado si no controlas del tema pero siguiendo las pautas que te he comentado verás que no es para tanto.

Lo siento si lo que esperabas era que te diese una lista de los portátiles que a mi me parecen más interesantes, pero creo que es mejor haberte dado las herramientas y consejos para que tú mismo seas capaz de elegir.

Recuerda en lo que he insistido durante todo el post: tú eres el que sabe para qué lo vas a usar y eso es lo más importante.

Y si tienes alguna duda, sugerencia o simplemente quieres decirme ‘Hola!’, para eso están los comentarios más abajo, la página de Facebook del blog y el correo electrónico.

Estaré encantado de hablar contigo por cualquiera de esos medios.

Y por último, te pediría que si te ha gustado el post, sería genial que lo compartieses en tus redes sociales.

Para ti supone un minuto y para el blog es una ayuda enorme.

¡Y no te vayas con las manos vacías!

Suscríbete al newsletter de Tecnología Mundana