Android o iPhone, ¿Cuál es mejor?

Una de las preguntas más típicas que me hace la gente cuando me dice que se quiere comprar un móvil es: "¿Android o iPhone? Es que no se qué diferencia hay..."

La respuesta corta es que no hay diferencia.

Da igual Android o iPhone, con ambos vas a poder hacer las cosas importantes que le pides a un teléfono móvil.

Puedes llamar (si todavía usas tu teléfono para eso), mandar WhatsApp (aunque YA deberías de pasarte a Telegram), ver tu Facebook, hacerte fotos con morritos y subir a Instagram lo que vas a comer hoy (que nos interesa mucho a todos).

Entonces, ¿da igual cuál te compres?

Técnicamente sí, pero ahora verás que no.

Te estoy liando, ¿verdad? Voy a intentar desliarte dándote motivos para comprar un iPhone y otros tantos para un Android.

Y, por supuesto, razones para no hacerlo en ambos casos.

¡Empezamos!

Razones para comprar un iPhone.

Apple es una de las marcas que, año tras año, mejores números de venta consigue.

Hay que decir que parte de esos números se deben a su buen hacer con el marketing, llegando a crear legiones de 'fans' que compran sus productos por el simple hecho de ser de Apple.

Pero, obviamente, también porque hacen muy buenos móviles.

Un teléfono a prueba de torpes.

Lo de 'torpes' va con todo el cariño del mundo y sin ninguna intención de ofender, pero es así.

Para romper un iPhone a nivel interno (me refiero a todo lo que no sea golpes y cosas así) hay, o que ser muy muy cafre o proponérselo.

Es más, yo creo que si intentase estropearlo a caso hecho, no podría o me costaría un mundo.

Este móvil es como los coches esos de juguete para los niños que llevan un volante pero, a la vez, un asa enorme para que un adulto sea el que realmente lo lleve.

De hecho, si alguien me pide mi opinión, se que se lo puede permitir, y sobre todo, se que luego me va a estar dando la 'matraca' con "no se qué he hecho que no funciona, va lento, me sale un mensaje que no entiendo, etc..." intento que se lo compre.

Por su salud y por la mía.

Un sistema operativo que le va como un guante.

Es lo que tiene que el fabricante de los móviles sea también quien hace el sistema operativo.

iOS (el nombre del sistema operativo de Apple para sus móviles y 'tablets') está hecho para encajar a la perfección en todos los dispositivos y poder sacar al máximo rendimiento de los componentes.

Es el equivalente a un traje hecho a medida.

Es obvio que, si tú trabajas con uno o dos componentes, poder sacar el máximo de ellos es más sencillo que si quieres hacer que funcione en cientos de procesadores, placas o memorias de distintos fabricantes y modelos.

Esta es para mi, sin duda, la única razón que realmente importa para comprar un iPhone.

Porque el resto dependen más de cada uno, pero esta es la razón que le da a Apple ese 'plus' que los demás no tienen.

Tiene mejores aplicaciones.

O por lo menos las de más calidad.

Porque los requisitos que ponen los de 'Cupertino' para aceptar una 'app' en su tienda son más altos que los de Android.

En la 'Play Store' (la tienda de aplicaciones de Google) prácticamente cualquiera puede publicar su 'app'.

Aunque es cierto que eso está cambiando, aún está lejos de su competidor.

¿En qué se traduce eso? En aplicaciones de más calidad en la tienda de iPhone que en la de Google.

Razones para NO comprar un iPhone.

No todo iban a ser elogios y cosas bonitas.

Ahora llega la parte en la que te intento convencer para que no te compres uno y créeme, hay motivos suficientes como para no hacerlo.

Tiene un precio fuera de mercado.

Porque en la mayoría de los casos, decantarte por la manzana te va a costar más dinero.

Te estoy hablando de que la opción más económica ahora mismo en Apple es el iPhone SE que ronda los 400€.

Barato si lo comparas con el modelo de entrada del iPhone 7 (unos 700€) o, si te gustan los móviles que puedes usar de parasol en el coche, el iPhone 7 Plus (en torno a 800€).

Para verlo con perspectiva, el Galaxy S7 (uno de los mejores teléfonos Android que puedes comprar y el que yo tengo, está en Amazon por menos de 500€)

Desesperante en las cosas más sencillas.

Siguiendo con el ejemplo del niño y coche de juguete de más arriba, es el precio que hay que pagar por no estrellarte: no ser tú el que conduce.

Y como digo, puede llegar a desesperar hacer cosas que con un Android sería coser y cantar.

El mejor ejemplo para entender a qué me refiero es el de intentar cambiar el tono de llamada por tu canción favorita.

Si no has tenido un iPhone en tu vida, ni te imaginas lo que hay que liar para conseguir algo tan sencillo como eso.

O, por poner otro ejemplo, conectar el móvil al ordenador y pasar las fotos, algún archivo que te hayas descargado, etc...

Olvídate de conectar tu teléfono por cable, o bluetooth, a tu ordenador y empezar a compartir archivos.

Todo debe de hacerse a través de iTunes, un programa que hace de intermediario entre el teléfono y el ordenador para ese tipo de tareas.

Un programa que no se como será ahora, pero en la época en la que tuve un iPhone 4 era insufrible en Windows...

Como ya te he dicho, una auténtica odisea para cosas que deberían ser más sencillas.

Además, son unos teléfonos que vienen 'capados' de fábrica en cosas como el bluetooth o el NFC.

Características sin sentido.

Esto va de la mano con el primer punto de las contras.

Son teléfonos que, si te ciñes estrictamente a las características técnicas, son peores en casi todo.

Los que me conocen saben que no soy de los que se fija en eso.

Nunca me compraré un móvil porque tenga una resolución de pantalla muy alta o una cantidad desmesurada de memoria RAM.

¿Por qué? Por el sobre coste en el precio que conllevan esas características, a mi parecer, inútiles.

Entonces, Apple lo está haciendo bien no entrando en esa guerra, ¿no?

Eso sería cierto si no fuese por el precio que tienen.

Si yo no compro un teléfono con características punteras, a parte de porque no lo necesito, es porque me sale más barato.

Tampoco entiendo que sigan con ciertas políticas sin sentido a día de hoy.

No tiene sentido que no puedas usar una tarjeta SD en un iPhone, ¿Por qué me tengo que quedar con un tamaño fijo?

Tampoco tiene sentido que la inmensa mayoría de los 'smartphones' lleven el mismo tipo de cargador y Apple siga erre que erre con el 'lightning'.

Me da igual que sea la hostia leche, que te haga la declaración de la renta y siempre baje la tapa del water, es absurdo y solo sirve para perjudicar a sus usuarios.

Porque yo ya lo he visto, estar todos los amigos reunidos de barbacoa en alguna casa y siempre salta el típico "¿Alguien tiene cargador de iPhone?"

Yo todavía no he estado en una casa donde no haya un cargador micro usb.

Razones para comprar un Android.

Ahora toca ver los motivos por los que deberías buscar un teléfono móvil con este sistema operativo.

Es más barato.

El principal motivo por el que la gente se decanta por este tipo de teléfonos es el precio.

Poco hay que explicar aquí , ¿no?

Basta, por ejemplo, con irse a la página de teléfonos libre en Amazon y ver el rango de precios que hay.

Android o iPhone. La diferencia en el precio

A partir de 50€ ya tienes 'smartphones' para elegir (aunque personalmente, te recomiendo que te rasques algo más el bolsillo)

Te permite hacer más cosas.

Android es un sistema operativo más libre.

Aunque también tiene restricciones, estas son menos severas y te permite hacer más cosas con tu teléfono.

Existe la manera de poder saltarte ese 'bloqueo' y tomar el control al 100% (en iPhone también) pero cada vez está menos extendido, precisamente porque Android cada vez permite hacer más cosas.

Siguiendo con el símil de niños, sería como una bicicleta con ruedines, es segura hasta cierto punto y, si ves que ya no los necesitas, 'fáciles' de quitar.

Android es libertad (y eso tiene un precio) Clic para tuitear

Hay mucha variedad.

Aunque esto ya te contaré que también es una desventaja, en principio vamos a ver el lado bueno de esto, y es que seguro que existe el teléfono que se ajusta perfectamente a tus necesidades.

Si lo quieres grande, más pequeño, con más batería, más fino, con altavoces estéreo, con una resolución de pantalla grotescamente grande, etc...

Sea lo que sea que busques, seguro que lo tienes.

Razones para NO comprar un Android.

Porque, como no podía ser de otra manera, también las tiene.

Y muchas.

Yo voy a contarte los problemas con los que te vas a encontrar en el día a día usando el sistema operativo de Google.

Hay demasiada variedad.

Como te he comentado antes, esto es un arma de doble filo.

¿Por qué? Porque puede llegar a abrumar la cantidad de opciones que hay en el mercado y, si no tienes los conocimientos, es fácil perderse entre tanto y tanto teléfono.

En Apple es todo más sencillo: hay tres modelos bien diferenciados, cada uno con características idénticas y lo único que cambia es la capacidad de almacenaje.

Algo así como las versiones de un modelo de coche: es el mismo pero con más o menos extras.

Por suerte para ti, aquí tienes una guía que escribí estas últimas navidades para saber elegir el móvil que quieres.

De esta manera, te vas llevar el teléfono que realmente quieres (o necesitas), no el que te aconseje otra persona.

No es 'tan sencillo' de utilizar como un iPhone.

Tampoco es que haya que estudiar un máster para poder utilizarlos, pero sí es verdad que es algo más complicado que un iPhone.

Sobre todo porque los teléfonos de Apple son sota, caballo y rey.

Y de ahí, difícil que salgan.

Y no quiero que me malinterpretes, no lo digo como algo malo.

De hecho, hay gente que me ha dicho que se sigue comprando iPhone porque, salvo que cambie estéticamente, le parece que no ha cambiado de móvil.

Eso en Android no pasa.

Cada fabricante incluye algo diferente en sus terminales y, cuando te has acostumbrado a algo, puede que tu nuevo teléfono no lo tenga.

Dependes mucho del fabricante del móvil.

¡Y de qué manera!

El fabricante es el que te va a marcar el ritmo de las actualizaciones de tu teléfono.

Puede que no hayas ni caído en eso, pero es algo que debes de tener en cuenta.

¿Por qué? Porque la mayoría de las veces, las actualizaciones no son importantes y hasta, en algunos casos, son peores.

Pero hay otras veces que sí son muy ventajosas y ahí es cuando agradecerás haber optado por una marca que cumpla.

En ese sentido, en Android hay una clara ganadora y es...Google.

Sí, por si no lo sabías, el gigante de Internet 'fabrica' sus propios teléfonos móviles (los Pixels) y garantiza 24 meses de actualizaciones.

¡Ojo! 2 años desde la salida del teléfono, no desde que te lo compres tú.

Y entrecomillo lo de fabricar porque, para ser sinceros, no los fabrican ellos si no otras empresas que van cambiando según el año.

Conclusión

Ahí lo tienes, tres cosas buenas y otras tres malas de cada uno.

Para que luego me digan que no soy imparcial.

De todas maneras, el propósito de esta entrada no es convencerte para que compres Android o iPhone.

Mi única intención es que sepas lo positivo y lo negativo de cada uno y que seas tú el que decidas por ti mismo.

Es el objetivo principal del blog, que no dependas de nadie más que de ti mismo para tomar tus decisiones con respecto a la tecnología.

Eso y enseñarte todo lo que he aprendido en estos 28 para 29 años que llevo sentado delante de un ordenador.

Y con esto termino.

Si crees que se me ha escapado alguna ventaja o inconveniente (o lo que sea) no dudes en dejarlo en los comentarios más abajo.

¿Quieres que hable de algo en particular? Escríbeme a contacto@tecnologiamundana.es y estaré más que encantado de tratar el tema que sea.

Por último, no olvides suscribirte al blog (hay regalo) y darle a 'Me gusta' a la página de Facebook.

Y por supuesto, si te ha gustado lo que has leído, ¡compártelo!

Un abrazo,

AlvaroSaHi.

Llévate un regalo