El LG G6 no será modular y eso es una mala noticia

Empieza la semana con rumores sobre el futuro tope de gama de LG: el LG G6.

Y si las noticias que llegan son ciertas, todo indica que la compañía de Corea del Sur abandonará su estrategia de móviles “personalizables” a través de módulos intercambiables.

¿Por qué es malo que el LG G6 no sea modular?

Antes de nada, esta es mi opinión, que podrá ser más acertada o más errónea. Eso tendrás que decidirlo tú.

Creo que es una mala noticia porque significa que ganan los de siempre. Los que hacen siempre lo mismo.

Los que entienden por innovación que sus nuevos teléfonos simplemente tienen que tener mejor procesador, más memoria RAM y mayor resolución de pantalla.

O peor, los que su novedades consisten en eliminar de sus terminales cosas tan útiles como el conector de auriculares para poder justificar el “avance”.

Por eso me parece una mala noticia.

Me da pena que las compañías que intentan algo diferente son las que se quedan al final atrás.

¿Quién tiene la culpa de esto?

La propia LG por supuesto.

Primero, por no innovar en la dirección correcta.

Como se ve en la imagen, no están pensado para llevarlos contigo todo el rato
Como se ve en la imagen, no están pensado para llevarlos contigo todo el rato

Los módulos (o LG Friends) te podrán gustar más o menos, pensar que son muy útiles y con muchas posibilidades o tener la certeza de que son una tontería.

Eso es opinión y cada persona tendrá la suya. En lo que sí que creo que estaremos casi todos de acuerdo es que no son “llevables”.

Si ya de por sí, el LG G5 tiene unas dimensiones que para algunos serán demasiado grandes, imagínate tener que ir por la calle con alguno de esos accesorios.

Como digo más arriba, a mi entender las novedades deben ir siempre en la misma dirección: hacer más fácil la vida al usuario.

Cuando la innovación funciona.

Y durante un tiempo lo consiguió. Y coincidió con su mejor momento de ventas, llegando incluso a ser la tercera en número de ventas en 2014. Solo por debajo de Apple y Samsung.

Y fue con terminales que apostaron por cosas distintas pero realmente interesantes como, por ejemplo, que la pantalla ocupase casi toda la cara frontal del móvil.

¿Qué se consiguió con eso? Tener pantallas más grandes sin tener que aumentar el tamaño.

¡Ese era el camino!

Incluso aunque al principio no convenciesen los botones en la parte de atrás, se convirtió en su seña de identidad y en algo que algunos buscaban en otros terminales.

En segundo lugar,está su mala estrategia de marketing.

¿O acaso alguien duda qué si esto mismo lo hubiese hecho Apple Samsung, automáticamente se habría convertido en el camino a seguir por los demás fabricantes?

Y eso no lo digo por decir. Hay que recordar que, antes del iPad, Microsoft presentó una tablet que fue un fracaso absoluto.

Imagino que tan importante es el qué como el cuándo.

Conclusión

A pesar de que sea una pena perder algo distinto, es cierto que si la novedad no funciona es inútil insistir.

Pero no todo está perdido.

Aun cabe la posibilidad de que LG nos sorprenda con su nuevo terminal.

Y sobretodo, no hay que olvidar que todo esto son rumores.

¿Y a ti que te parece? ¿Hace bien LG rectificando a tiempo o debería haberle dado otra oportunidad a los módulos?

¿Qué novedades te gustaría que tuviese el LG G6?

Como siempre, espero tu opinión en los comentarios.

¡Hasta pronto!

Suscríbete al newsletter de Tecnología Mundana

  • Mary

    Para haber vuelto a usar los módulos deberían haberlos reinventado, como tu dices son poco “llevables”, la idea en sí es atractiva, pero muy mejorable, a parte de que los precios no incitan a comprarlos…